En la cancha no pudieron lograr el campeonato y se quedaron sin títulos por tercera temporada consecutiva. Fuera de la cancha Blanco y Negro registró su segunda peor gestión anual de los últimos cinco años.

Esto, luego de que la concesionaria Blanco y Negro entregará un informe financiero con más de cuatro millones de dólares en pérdidas.

La mala campaña futbolística, los grandes contratos heredados de la administración anterior y la casi nula venta de jugadores al extranjeros son los hechos fundamentales para este gran déficit.

En los últimos tres años, el Cacique ha perdido cerca de US$ 10 millones en este concepto, muy lejano a la misma cifra que recibió solamente en 2007.

Esto obligará a los albos a no gastar mucho dinero y su única solución sería vender a sus principales figuras.