Luego de casi dos años el jugador del CSKA de Moscú recibió el llamado para la selección y por primera vez bajo la dirección técnica de Claudio Borghi. En entrevista en el diario El Mercurio, se mostró sorprendido pero contento a la vez por ésta.

 

El zurdo comentó que “uno siempre tiene el deseo de jugar en la selección, pero no había estado en este proceso y veía todo desde afuera”. “estuve un año sin jugar y vengo recién retomando el fútbol tras mi lesión y he jugado poco en mi club”.

 

Asimismo, sobre los partidos que deberá enfrentar “la roja”, frente a Ecuador en Quito y Argentina en Santiago, “Son difíciles, Ecuador, aparte de ser un gran equipo, tiene la ventaja de jugar de local y sobre Argentina, no vamos a discutir a sus jugadores, pero debemos centrarnos en lo que podemos hacer nosotros”, comentó el volante.