Echemos una mirada sobre los equipos que juegan esta sexta y última jornada de la Libertadores entre mañana y hoy. Los tres tiene diferentes chances en sus respectivos partidos. Desde una Unión Española ya clasificada ha una U que no lo tendrá tan sencillo.

En el partido que hoy enfrenta a O’Higgins frente a los argentinos de Lanús, sólo la victoria los clasificaría. Cualquier otro resultado los dejaría fuera de los cruces. Por lo tanto se presume que el ambiente va a ser tenso. Es un grupo absolutamente parejo (Lanús, Cerro Porteño y Deportivo Cali empatan a 7 puntos mientras que O’Higgins tienen 6). En la idea el resultado fue 0-0. Es ganar o ganar.

Para mañana estarán otros dos encuentros de signo diferente. A las 22:00 en el estadio Luis Franzini frente a Defensor Sporting , la Universidad de Chile que hace una semana lo tenía todo a favor(era líder, jugaba en casa ante el Cruzeiro, un empate le servía para pasar a los cruces) ahora está en una complicadísima situación. Visita Uruguay para enfrentarse al líder del grupo. De vencer estaría clasificado de manera automática puesto que van segundos y con esos tres puntos liderarían el grupo. Si empatasen y el Cruzeiro no ganara en casa al Real Garcilaso (poco probable porque los peruanos ya están eliminados) también clasificaría. Pero si pierden en Montevideo y, como parece lógico, gana o empata el Cruzeiro brasileiro ante los peruanos, la U estaría fuera. Ellos solos se han complicado.

Por último, Unión Española, tras su gesta de la pasada semana ganando en Maracaná, recibe a Independiente del Valle en Santa Laura para asegurar el primer puesto del grupo. Dependen de ellos, su moral está por las nubes en este campeonato y, en el peor de los casos, pasarían como segundos. Pero ya han declarado que van a por todas.

Así que tres partidos, tres situaciones muy diferentes. Si hubiera que apostar, siendo optimistas, los tres podrían pasar. Pero como dice el tópico “fútbol es fútbol”.