El suizo se consagró campeón de Wimbledon y de paso marcó algunos hitos que lo catapultan a ser el mejor tenista de los últimos 15 años y quizá de la historia. En cuatro sets, Federer derrotó al británico Andy Murray y recapturó además el número 1 del mundo.

4-6 7-5 6-3 y 6-4 fue el score final con que Roger, que había llegado como 3 del mundo al torneo, despachó a Murray, quien también dejó marcas en la final. Aunque el local ganó la primera manga, luego sucumbió ante el poderío del suizo quien peleó arduamente para conseguir el segundo parcial y así sacar del partido a Murray, quien no entregó mayor resistencia en los siguientes parciales.

Así, Federer vuelve a ser el mejor tenista del ranking ATP y lo consigue en una semana especial, porque cumplirá 286 al mando de la lista, empatando el record que Pete Sampras dejó establecido. Además, ganó su decimoséptimo Grand Slam y su séptimo Wimbledon, igualando la marca de títulos obtenidos por el propio Sampras y por el británico William Renshaw, éste en la era amateur del torneo.

La cara triste de la final fue la de Andy Murray, quien con la caída no pudo romper el malefició de los locales en el pasto londinense que no ve a un inglés levantando el trofeo de campeón desde 1936 cuando Fred Perry lo hizo. Igualmente Murray pudo meterse en la final, algo que no pasaba con un dueño de casa desde 1938 con Buny Austin. Asimismo, Andy sigue en cero con su cuenta de Grand Slam tras perder su cuarta final de torneo grande y su tercera ante Federer.

Wimbledon sentó nuevamente la interrogante que el mundo del tenis posee desde hace varios años: ¿Es Federer el mejor de la historia? Récords tiene, títulos igual y los especialistas dicen que sólo el falta un torneo por ganar para ser el mejor de todos: La medalla de oro de los Juegos Olímpicos, que Federer disputará en tres semanas más y que se jugará en el pasto de Wimbledon. El escenario es propicio para el suizo…