Dos opciones tiene el cuadro merengue de levantar su 32do campeonato. Primero, que Barcelona pierda su partido ante Málaga en el Camp Nou. Segundo, que los madridistas ganen como visita su encuentro ante el Athletic de Marcelo Bielsa.

Vamos por parte. Antes del partido del Madrid, Barcelona (si Alexis Sánchez lesionado) enfrenta al Málaga de Manuel Pellegrini con la presión de ganar sí o sí. Los catalanes están a 7 puntos con 9 por jugar y una caída entrega automáticamente el título a su eterno rival. Un empate alargaría la agonía por dos horas.

Tras esas dos horas, el elenco de Mourinho ya habrá terminado de jugar ante los “leones” en el San Mamés. Un triunfo los coronaría como campeones de inmediato, algo que dependería de lo que suceda en Cataluña si el Madrid empata o pierde.

En el peor de los casos para el Real, la coronación podría alargarse hasta el fin de semana, cuando los merengues enfrenten como visita al Granada.

DATO
– Desde la temporada 2007-08 que Real Madrid no es campeón de liga. De serlo, además cortaría la racha de tres años de ligas de Barcelona.