El entrenador paraguayo, Gustavo Benítez, claramente no está conforme con el rendimiento que han mostrado algunos jugadores en los entrenamientos y el inicio del Torneo de Apertura. Uno de los damnificados en este sentido es el delantero, ex Unión Española, Emilio Hernández que llegó al cuadro albo a principios de este año.

Vistiendo la camiseta blanca, ha jugado sólo ocho partidos de los 25 posibles del Torneo 2013, Copa Chile y el Apertura, dejándolo muy lejos de repetir lo demostrado en la escuadra española. Sólo ha jugado 20 minutos del presente campeonato y el domingo frente a Everton no estuvo considerado entre los citados. Para el partido de hoy, ante El Tanque Sisley, tampoco entró en la convocatoria.

Sin embargo, Hernández no es el único “cortado” de Benitez ya que la misma suerte están corriendo Sebastián Toro y Mirko Opazo, que tampoco concentraron para el duelo de esta noche. Éstos ni siquiera han ido al banco en el Torneo de Apertura.

Toro termina su contrato con Blanco y Negro afines de este año pero aseguró que si no juega, prefiere irse. Por su parte, Opazo vive una situación similar ya que con Omar Labruna alternaba de juego en juego, pero con Benitez no es considerado. Por lo mismo, dijo que hoy, junto a sus representantes, iba a decidir si continuaba o no en el Cacique.

Cabe agregar que el equipo sigue en búsqueda del delantero que solicitó Benítez para cerrar el plantel. La prioridad es Lucas Barrios aunque se ve difícil de acuerdo a Aníbal Mosa, vicepresidente de la compañía. La segunda opción sería Iván Alonso de Nacional de Uruguay.