Con la llegada de Marco Antonio Figueroa a la Universidad de Chile, el equipo no ha podido remontar su rendimiento y, por esta razón, son muchos los cambios que se tendrán que hacer en el plantel.

Una de las primeras decisiones que ha tenido que tomar el técnico es reducir la cantidad de jugadores de la actual nómina, para dar paso a los refuerzos tanto nacionales como extranjeros. De esta manera, el “Fantasma” ha definido sus primeros expulsados del cuadro azul.

Los elegidos son Bernardo Cerezo, Rodrigo Moya, Michael Contreras y Rodrigo Ureña. Mientras los dos primeros vuelven a cadetes, los otros dos están en búsqueda de algún equipo para poder sumar minutos el próximo semestre.

Pero aún falta por definir cuál es el extranjero que deberá dejar el club para así permitir la llegada de un “9” que está requiriendo el técnico azul. El máximo de cupos extranjeros permitidos es de 7 y es necesario dejar ir a uno de éstos para que llegue un delantero con jerarquía.

Uno de los posibles jugadores en retirada es Ezequiel Videla, del cual son cuatros equipos que ya tienen interés en el argentino. Los otros seis que utilizan estos cupos son Ramón Fernández, Enzo Gutiérrez, Luciano Civelli, Juan Ignacio Sills, Juan Rodrigo Rojas y Gustavo Lorenzetti.