El principal ente del fútbol nacional se encuentra definiendo la continuidad del partido entre la Universidad de Chile y Católica, suspendido en el minuto 63 luego que un proyectil impactara al volante de la UC Fernando Meneses.

Aunque está la posibilidad de fijar los minutos restantes para otra fecha, ya existe un antecedente en el que no se reanudó el partido y se mantuvo el resultado.

Fue en el año 2012 en que la U jugo de local en el estadio Santa Laura ante Deportes Iquique, en el marco de la tercera fecha del Torneo de Apertura. Con goles de Raúl Ruidíaz (15′) y Rodrigo Brito (29′), ambos elencos animaron un primer tiempo que no presentó mayores complicaciones para el juez Patricio Polic.

En el segundo tiempo, hinchas de la U comenzaron a lanzar fuegos artificiales sobre el área que resguardaba el portero Cristián Limenza, tras lo cual se detuvo el acto durante tres minutos.

Cuando quedaban 38 minutos de juego, el juez Patricio Polic decide no continuar el partido debido a las múltiples bengalas que siguieron cayendo al césped de juego.

Amparándose en los artículos 103 y 104 del reglamento, los jueces de la ANFP confirmaron la decisión del árbitro y decidieron no continuar el pleito.