El tenista suizo Roger Federer decidió dejar de innovar en torno a su raqueta y optó por volver a su modelo de raqueta antiguo y de aro chico. La idea del ex número uno del mundo es recuperar su mejor nivel para llegar de la mejor manera al Abierto de tenis de los Estados Unidos (U.S. Open).

El actual número cinco se refirió al tema después de su victoria contra el alemán Philipp Kohlschreiber en donde avanzó a la tercera ronda en Cincinnati. Pero las dudas comenzaron cuando perdió sorpresivamente en la segunda ronda de Wimbledon. Después de eso, Federer probó una raqueta de aro más grande en los certámenes de Hamburgo y Gstaad, ocasiones en que estuvo muy lejos de llegar a su mejor juego y los resultados fueron negativos.

Para el suizo de 32 años pasar de una raqueta de 90 pulgadas a una de 98, porte que utilizan la mayoría de los tenistas en el circuito, no funcionó.

Cabe mencionar que el jueves se medirá en octavos de final contra el alemán Tommy Haas en el torneo de tenis de Cincinnati, Ohio.