Tras la victoria aplastante de Alemania ante Brasil, convertido en el primer finalista del Mundial y ahora gran favorito, mañana asistiremos a la segunda semifinal del torneo que se celebrará entre otros dos clásicos del fútbol mundial, Holanda y Argentina.

 

El desempeño de los dos equipos ha sido irregular durante el campeonato, sin brillar más que en algunos momentos y sin dar real sensación de ser candidatos al triunfo final. Holanda comenzaba de forma brillante goleando a España por 5-1 y se convertía en la priemra favorita para los medios y los especialistas pero las dudas surgieron tras el segundo partido en el que iba perdiendo ante una débil Australia a la que acabó ganando con suerte por 3-2. Tras esto ganó a Chile sin brillantez con opciones para los nuestros, por un 2-0. En octavos ganó a México por 5 minutos brillantes (perdía 1-0 a falta de 3 minutos para los 90 reglamentarios) y ciertas ayudas arbitrales. Y, en cuartos, se enfrentó a la gran sorpresa del torneo Costa Rica que en un partido bastante mediocre de ambos equipos llegaron con un aburrido 0-0 a los penales en los que ganaron los holandeses con un extraño movimiento del DT Van Gaal al cambiar al arquero sólo para la tanda de penales.

 

Argentina accede a una semifinal por primera vez en 24 años y lo hace con la inédita racha de haber ganado todos los partidos en ese camino, lo que, de primeras, impresiona.  Pero todo esto queda minimizado cuando se recuerda que los equipos que ha ganado son Bosnia, Irán, Nigeria, Suiza y a una gris Bélgica en cuartos muy por debajo de lo esperado a ella antes del campeonato. Todos los comentarios se han repetido en que son efectivos (sus cinco triunfos dan cuenta de ellos) pero inestables y que en cuanto les toque un equipo más potente, como es el caso de Holanda en el próximo partido pueden tener muchísimas dificultades. Y, para colmo de males, han perdido a su mejor jugador en lo que iba de Mundial, el madridista Di María.

 

Cuatro veces se han enfrentado en Mundiales estás dos selecciones. La primera de ella en el Mundial  de 1974 en Alemania, con la Holanda de Cruyff, la llamada Naranja Mecánica goleando sin piedad por 4-0 a los argentinos. En el siguiente Mundial, el del 78 en la propia Argentina, estos ganarían por 3-1 como locales. Tras esto volverían a encontrarse con una de las mejores Holandas de los últimos tiempos la del Mundial 98 de Francia en el que los del país de los tulipanes ganaron 2-1 a los argentinos.

 

La última vez que jugaron en un Mundial ambas selecciones ha sido en el 2006 en Alemania en la fase de grupos con un 0-0. Además habría que sumar otros cuatro partidos amistosos con dos victorias europeas y otros dos empates. Como se ve el balance cae muy del lado de los naranjos con 4 victorias, 3 empates y una sóla derrota.

 

¿Seguirá este gran dominio o se romperá? ¿Podrá Argentina plantarse en la final ganando todos los partidos? ¿Notará demasiado la ausencia de Di María o de un Messi que sólo ha estado brillante por momentos?

 

Con XPERTO podrás seguirlo, apostar y GANAR.