Dos partidos, una sentencia. Así de simple lo que le pasó a España tras el choque con la “Roja” chilena, que por más que intento aferrarse a sus oxidadas filosofías parte tempranamente de Brasil 2014.

 

¿Los protagonistas? Alexis Sánchez y compañía. “El ciclo más glorioso de la historia del fútbol español murió en un templo, en Maracaná” señala el diario español MARCA. Y no iba para ser menos. La Roja de Sampaoli peleó cada pelota en disputa e hizo inoperante la secuencia sin fin de pases españoles hasta el último minuto.

 

¿La clave? Tras el gol a los 19` del primer tiempo de Vargas y el rebote bendito de Aranguíz , tras mala salida de Casillas, amarraron un partido ganado desde lo táctico. Una selección que no titubeó, y sacó un partido redondo. Con rendimientos individuales y colectivos brillantes ¡Medel jugó de líbero! ¡Sánchez siempre provocó peligro! Fueron la tónica de un partido para ser recordado como memorable.

Lo que mas deja tranquilidad, es que Chile ganó con justicia y buscó el encuentro de una manera pragmática y física, que en perspectiva nos posiciona como una selección que debe mostrar su inteligencia en el campo de juego el próximo Lunes 23 frente a la clasificada Holanda para definir al puntero del grupo B del mundial. Lo importante es que sabemos ya que las cosas van como tienen que ser.

 

¡VAMOS CHILE!