De acuerdo a lo informado por fuentes anónimas, el cuadro del Manchester United estaría considerando la venta de uno de los emblemas de su equipo. El “baby Rooney” sería despachado por los líderes de la Premier League por una cantidad que haciende a los 35 millones de libras o el equivalente a 40 millones de euros.

Dentro de la complicada cadena de eventos que llevó al United a tomar esta decisión se podría incluir la posible vuelta de Cristiano Ronaldo al cuadro inglés y, por supuesto, la defectuosa relación que el delantero posee con el director técnico Sir Alex Ferguson. Relación que se vio disminuida en un choque entre ambos el 2010 y que casi fuerza la salida de Rooney.

En suma, se agrega la suplencia del goleador inglés en el partido de vuelta de los octavos de final que el United y el Madrid disputaron ayer en el Old trafford. Suplencias que se han visto incrementadas por la llegada del holandés Robin Van Persie, quien le ha quitado protagonismo en el equipo titular.

Por el momento, el único club que ha demostrado interés por quedarse con Wayne Rooney es el Paris Saint Germain pero se desconoce si el propio jugador estaría interesado en dejar el club de sus amores y mudarse a la capital francesa.