El crack merengue renovó su contrato hace un mes atrás hasta junio del 2018, por una cifra que asciende a los 17 millones de euros netos por temporada (unos 11.500 millones de pesos chilenos). De esta manera, el portugués se convierte en el jugador con mejor sueldo neto, seguido muy de cerca por Lionel Messi y sus 16 millones de euros que le paga el Barca.

Al parecer, el principal escollo que truncaba la negociación en Florentino Pérez, presidente de la entidad futbolística, y Ronaldo eran los derechos de imagen. Esto, ya que en su anterior contrato con el Real Madrid, el jugador contaba con el 60% de sus derechos de imagen y el club los 40% restantes. Para la ampliación que se firmó este año el volante merengue conservará ese tratamiento especial y mantendrá más del 50% de sus derechos de imagen.El club español se reservará una parte para garantizarse el retorno económico que generen los contratos publicitarios de CR7.

Uno que limó las asperezas entre ambas partes fue el agente del jugador, Jorge Mendes, quien hizo de mediador y consejero para acercar las posturas entre el jugador y presidente. Fue él mismo quien convenció a Cristiano que no iba a encontrar un equipo en el mundo mejor que el Real Madrid.

De esta manera, CR7 aseguró sentirse respetado por su presidente, por el club, por sus compañeros y su afición. En el Bernabéu se le idolatra como se merece de acuerdo a su rendimiento y se ha consagrado como uno de los líderes del equipo. No sólo por sus 50 goles al año, sino por el peso que tiene en el camarín. Su amistad con Sergio Ramos e Iker Casillas, dos pesos pesados de la “Casa Blanca” ha tenido mucho que ver en se sienta más feliz que nunca en su equipo.

En el Real Madrid están encantados con el acuerdo pactado hace un mes para la renovación de Cristiano y no les preocupa el volumen económico (17 millones netos por cinco temporadas), porque tienen constatado que el retorno de la inversión está garantizado por los ingresos publicitarios que genera CR7.