Mañana es el gran día, Chile se la juega a las 12:00, en el estadio Mineirao de Belo Horizonte contra los anfitriones  y grandes favoritos, la todopoderosa Brasil. Pero Chile ha dado muestras sobradas de que no le teme a nadie y puede ganar a cualquiera. Y mañana es el día de demostrarlo.

 

Hay muchos factores que dan el papel de favorito a Brasil: es su torneo, en su casa, con una presión tanto propia como externa (rumores del posible interés de la FIFA en que siga Brasil hasta el final), lleno de estrellas mundiales como Neymar, Marcelo, Fred, Hulk…pero la primera fase ha dejado muchas dudas. Una victoria contra Croacia en el debut con un discutible arbitraje, un empate a cero contra México, dando sensación de inferioridad y una, esta sí, clara victoria contra Camerún es el resultado de su primera fase.

 

Chile en cambio se ha destacado por su solidez. La fácil victoria contra Australia, la contundente contra los campeones del Mundo España y la derrota por 2-0 contra Holanda, pero engañosa derrota porque Chile fue superior y dominadora durante muchas partes del partido y sólo el acierto puntual de los holandeses les dio la victoria.

 

Mirando la Historia no puede ser más desfavorable a Chile. En 68 enfrentamientos oficiales, Chile sólo ha ganado 7, un escaso 16,67%. Brasil ha ganado la abrumadora cifra de 48 veces , un 70,58%. Visto esto se le podrían dar pocas opciones a Chile, pero la realidad y las percepciones no parecen coincidir con la Historia con las sensaciones disparadas por Chile y muy rebajadas por Brasil.

 

Muchos datos a analizar nos deja esta larga lista de enfrentamientos y casi todos favorables a la canarinha. Por ejemplo que Chile jamás ha ganado en territorio brasileño(20 derrotas y sólo 6 empates). O que en los tres precedentes mundialistas hubo tres derrotas chilenas: 3-0 en Sudáfrica, 4-1 en 1998 y 4-2 en 1962.

 

De hecho en los 10 últimos enfrentamientos entre ambos el balance es tan abrumador como 9 victorias para los brasileños y un sólo empate chileno. Y algunas de esas derrotas tan contundentes como un 6-1 o un 5-0. El último enfrentamiento fue en noviembre en Brasil, con victoria local por 2-1.

 

Viendo esto, ¿quién podría confiar en la sorpresa?. Toda una nación. Chile ha dado muestras sobradas de tener el potencial para ganar a las grandes potencias del fútbol mundial con sus victorias contra España o contra Inglaterra antes de comenzar el mundial. O el partido contra Holanda que pudo caer del lado chileno. O la última derrota contra Brasil que fue en un mediocre partido de los cariocas.

 

Motivos de sobra para creer hay ante la quizá generación más talentosa del fútbol chileno que se recuerda.